Maldivas, el paraíso

Publicado el : 20/09/2017 15:44:01
Categorías : Gallo Rss feed

Maldivas, el paraíso

Maldivas, Maldivas, Maldivas... cuántos surferos no habrán soñado con un lugar así: agua caliente y cristalina, olas perfectas y largas y una variedad de fauna marina única en el mundo. El paraíso de cualquier surfista o buceador.

Ya finalizando el año 2016, a mi regreso del Campeonato del Mundo en California, me llamó desde la vecina Orio un tío llamado Max, de Max Surfaris, que organiza viajes por el mundo con todo tipo de actividades deportivas. Me propuso acompañar en calidad de entrenador a un grupo de gente, todos ellos surferos, que se había reunido para hacer un viaje a las islas Maldivas.

Como os he dicho en más de una ocasión, desde que me quedé ciego, no sé decir a nada que no... y menos a una oferta semejante. Le pedí a Max que esperara un par de días, no porque tuviera la menor duda sobre mi respuesta, sino para contactar con mi compañero de fatigas como entrenador y seleccionador nacional Pablo Solar. Lógicamente Pablo aceptó. Nuevamente me puse en contacto con Max para comentarle que necesitaría de los ojos de Pablo para llevar a cabo mi labor de la forma más satisfactoria posible para su grupo. Con el sí de Max seguimos adelante con la aventura.

Hundiendo

También en el paraíso se puede cobrar si no estás atento

Hace cerca de veinte años visité las Maldivas. Entonces había mucha menos gente de la que te puedes encontrar hoy, pero el nivel medio era muy superior. Solíamos salir de la isla de Lohifushi en un dhoni, la típica embarcación del lugar, y llegábamos a las rompientes cuando estas ya estaban saturadas de gente. A pesar de que lo intenté de todas las formas imaginables nunca conseguí que el patron del dhoni, un australiano tozudo, cambiara el horario de las salidas.

Dhoni

En buena compañía

En este viaje, aún habiendo más gente en el agua he cogido muchísimas más olas. Estuvimos en la isla de Jails, que ya de entrada nos ofrece una ola de una calidad excepcional. Luisa y Nacho, los dueños del surf camp donde nos alojamos nos facilitaron un dhoni con su tripulación para desplazarnos a otras islas a nuestra voluntad, y esta fue la clave del éxito de nuestro viaje. No puedo dejar de contaros que Luisa y Nacho resultaron ser unos anfitriones fantásticos, tanto el hospedaje como la comida eran de primerísima calidad y la tripulación del dhoni fue muy atenta y simpática, incluso cuando estaba en el agua me sentía atendido.

Colocada

Qué decir de las olas, para muestra un botón

Es algo habitual que las mejores olas que hemos surfeado son aquellas nadie nos ha visto. La guinda del pastel de este viaje fue la presencia del fotógrafo Marco Mora para dejar constancia gráfica de las olas que pudimos disfrutar, así que no tenéis por qué creerme cuando os digo que pillamos unas olas increibles, basta con echar una ojeada las fotos.

Solar

Pablo Solar, con su maestria habitual, como Pedro por su casa

Y qué decir de mi gente, entre ellos había cántabros, canarios, catalanes, vascos... daba la sensación de ser una gran familia más que un grupo de aficionados al surf. Desde el momento en que iniciamos el viaje disfrutamos de un ambiente de compañerismo en el que trabajar es un auténtico placer. Sinceramente este ha sido uno de los mejores viajes de mi vida, sino el mejor. ¡Os quiero chicos!

Salto

Logo

Maxwww.maxsurfaris.com

Share

Añadir un comentario

 (con http://)