Joseba Iriondo

Publicado el : 27/08/2017 08:28:36
Categorías : Entrevistas Rss feed

Joseba Iriondo

Joseba Iriondo "Buttons"

En esta ocasión mi ilustrador, compañero y amigo Alex Sánchez, me ha pedido, por no decir rogado, suplicado o amenazado, escribir la reseña biográfica del ilustre entrevistado de hoy. Dado que en estos días me encuentro de viaje, por la amistad que les une a ese par de sinvergüenzas y por mi propia seguridad e integridad física he considerado oportuno cederle la batuta de esta entrevista.

Alex, todo tuyo, no la jodas. Sabes  bien que, como dijo aquel, volveré. A partir de este momento les dejo en sus manos, que les sea leve.

Cuando conocí a Joseba ya era a mis ojos, los de un crio de catorce años que a duras penas lograba mantenerse sobre su pesada Itxas-tresna, una estrella del surf. Miembro destacado de aquella excepcional generación de surfistas zarauztarras que incluía a Ibon Amatriain, Nick Lavery e Iñigo Arina. Todo en él me parecía revolucionario, desde su forma de surfear hasta su indumentaria... o incluso su peinado. Cuentan que el sobrenombre de Buttons surgió de una ocasión en la que se hizo una permanente que recordaba, digamos que muy vagamente, a la pelambrera del afamado surfista hawaiano Buttons Kaluhiokalani. Carente de cualquier tipo de complejo, lo mismo podías verle realizar "rakas", cuya estela provocaba un ligero xirimiri en la vecina Guetaria, embutido en un traje Victory completamente rojo que se caía a pedazos, que ejecutar el más perfecto roundhouse cutback que pudieras imaginar, lo que entonces conocíamos como un "cutback acabao", ataviado con una camiseta a rayas tres tallas inferior a la suya y un bañador con estrellas rosas que lo convertían en una suerte presidiario galáctico.

Meñaka

Joseba jugándose el tipo en Meñakoz

A su lado, y sé que se va a descojonar cuando lea esto, me sentía como el joven e inexperto Luke Skywalker con su sabio maestro Jedi. Si en algún momento me hubiera dicho algo como "Haz el reentry o no lo hagas, pero no lo intentes" habría flipado. Era sin lugar a dudas uno de los surfistas más innovadores de la época, siempre abierto a probar cosas nuevas. En cierta ocasión, a su regreso de un campeonato pro en Francia, nos explicó que había observado a un surfista de aspecto punky, que atendía al nombre de Richie Collins, deslizarse sobre el labio de la ola. Mientras los demás intentábamos digerir aquella información imaginando cómo leches se podía llevar a cabo semejante maniobra, él ya se estaba haciendo los primeros floaters de esta parte del Cantábrico. También fue pionero en el tema de la enseñanza del surf... en mala hora, diría alguno.

Trio

Genio y figura

Tuve la fortuna de realizar los mejores viajes que recuerdo en su compañía, ya fuera por algún campeonato, buscando las mejores olas o por cuestiones que, sin ser demasiado rigurosos, podríamos calificar como culturales, gastronómicas o lúdico-festivas. Cabe señalar que en aquel tiempo cualquier evento surfero ofrecía todas estas actividades en un mismo paquete y Joseba se desenvolvía como nadie en cualquiera de ellas. Fui testigo de cómo destrozaba al oponente más curtido en la final de un campeonato, lo vi surfear como un pro en una jornada gloriosa en las olas de La Barre, desmelenarse en un concierto de su grupo favorito, The Cult, y dar una lección de arte e historia ejerciendo de anfitrión en una cena entre amigos ¡y todo en el mismo día!... bueno, quizá no fuera el mismo día, pero pudo haberlo sido. En este punto no puedo dejar de citar a dos grandes surfistas y habituales en aquellas aventuras: Iñigo Arina y Edorta Iceta. Entre el venerable Talbot Horizon, al que cariñosamente llamábamos "Chorizón", de Joseba, la "Cabra" de Arina, y el Seat Panda de Edorta, constituían el parque móvil surfero más estrafalario que se recuerda.

Floater Grande

A principios de los 90, en Hendaya

Nadie que haya vivido el surf en los 80 y 90 puede dejar de recordar a aquel Joseba que podía ser el más temible competidor que te podía tocar en un manga y, solo unas horas después, el más entusiasta maestro de ceremonias en aquellas fiestas que se organizaban espontaneamente en los campeonatos de la época. Por si todo lo anterior fuera poco, ha ejercido como brillante periodista, locutor de radio, corresponsal de guerra, presentador de informativos... En la actualidad asesora a empresas e instituciones en materia de comunicación y es además un respetado triatleta con quince distancias Ironman finalizadas en su haber... ahí queda eso.

Maratón

Algún gracioso diría aquello de "llegas tarde"

Entrevistamos a Buttons

¿Qué ha significado el surf en tu vida? Cuando éramos chavales el surf lo era todo para nosotros. Vivíamos en el instituto pensando en podernos escapar a pillar olas, llegaba el finde y no salíamos del agua, en verano nos íbamos de campeonatos, y todo esto con una gran diferencia con respecto a lo que sucede hoy en día: no teníamos el apoyo incondicional de nuestros padres. Es bueno recordar que el surf no tenía muy buena prensa en las asociaciones de padres y madres, jajaja. Estaba visto como un pasatiempo que formaba vagos eternos, más que un deporte con alguna salida de futuro. Es lo que nos tocó vivir. Por eso muchos fuimos "reconducidos" a la vida civil, vía estudios universitarios, y se acabó la fiesta. En mi caso estudié en la Universidad de Navarra, entonces a más de una hora y media del mar. Hasta que me acostumbré al secano era puro sufrimiento. Tanto que bajaba a la pescadería que estaba bajo mi casa en Pamplona a "esnifar" un poco de olor a algo que procediera del mar.

Equipo

Integrante indiscutible de la élite surfera de la época

¿Hasta cuándo esperas seguir surfeando? Realmente apenas entro a surfear. Vivo en Sopela y aquí sucede lo mismo que en toda la costa, es decir, que los picos están abarrotados de gente. En muchos casos de gente que ha pasado olímpicamente de aprender y respetar las reglas básicas de convivencia en el agua. Si antes hablaba de las dificultades que nos tocó vivir en nuestra época joven, también es verdad que tuvimos la suerte de conocer sus ventajas. Éramos cuatro gatos en el agua, y el respeto mutuo era la norma. Si estaba un poco gordo, hasta había que esperar a que hubiera un grupo de personas para no entrar solo al agua. En ese sentido fue una época dorada, frente al boom actual. Hoy en día ya casi prefiero ir a ciclar o correr unas cuantas horas, volver a casa bien cansado y sin haber tenido que pelear con nadie para pillar cuatro chustas.

Ciclando

Probablemente este día el pico estuviera abarrotado... ¡a ciclar!

¿Cuál es tu maniobra favorita, esa que bordas? Puesto que en nuestra época no despegábamos el culo del agua, diré que un "raka M.O.".

Una sesión de surf o un viaje que recuerdes con especial cariño. Fue un viaje al campeonato Pro-Am de Tapia de Casariego, allá por 1991. Yo estaba estudiando la carrera y apenas surfeaba en invierno, pero me salió un gran campeonato, ya que quedé quinto en una competición de gran nivel. Mis compañeros de viaje fueron Alex Sánchez y Arina Power. Fueron cinco días de competición y fiesta interminables. Algo impensable desde la óptica actual, ya que los entrenadores nos hubieran mandado a casa a hacer estiramientos y tomar recuperadores musculares, jajaja.

Abrams

Como corresponsal de guerra en Irak. Un escenario bastante más peligroso que Meñakoz

Tu surfista preferido. Desde la perspectiva actual tengo que citar a Tom Curren como el surfista más relevante que marcó una época. Fue coetáneo nuestro y todo el mundo flipaba con él. Sin embargo, siempre me ha gustado llevar la contraria, y mi surfero favorito era Gari Elkerton, Garikoitz para los amigos, jajaja. Era un poco animalillo y me gustaba, como después me gustó mucho Ross Clarke-Jones, a quien le compré una de las mejores tablas que he tenido jamás, una Bill Cilia.

Peli-Joseba

  

Fotografía de cabecera: Fernando Muñoz

Share

Ver todos los comentarios (1)

Buitre


29/08/2017 22:53:47

Impresionante Alex, buena intro y question sesion! Yo no tenía edad para poder andar con vosotros, pero os veíamos como auténticos idolos. Un abrazako de los gordos a Joseba, hace tiempo no lo veo. Y por supuesto otro para ti. ¡Q grandes sois la osti!

Añadir un comentario

 (con http://)