Javier Arteche

Publicado el : 07/11/2017 16:49:59
Categorías : Entrevistas Rss feed

Javier Arteche

Si buscaís un referente en el mundo del surf Javier Arteche es un modelo a seguir. Es alucinante verle en el agua surfeando a sus sesenta y ocho años. Y no vayaís a pensar que lo hace con un longboard y el estilo renqueante de un anciano reumático, al contrario, surfea con la misma tabla corta que podría llevar un Kelly slater y parece un chaval en la veintena con el estilo y las maneras del pro más elegante. Suelo coincidir muchas veces con él en el Club de Surf de Zarautz por las mañanas y es un placer compartir olas escuchando sus anécdotas y comentarios sobre la historia del surf. Tras cada baño, fiel a sus buenas costumbres, se toma dos cafés con leche y bizcocho en la terraza del Arguiñano.

No es producto de la casualidad que a su edad se mantenga en un estado de forma envidiable. Siempre que haya olas lo encontraremos dándolo todo en el pico y, cuando las condiciones del mar no son las más favorables, se lanza a la carretera a correr o pedalear en compañía de su mujer María José. En alguna ocasión, viendo que el mar estaba como un plato de sopa, haciendo gala del espítitu joven que lo caracteriza, me ha invitado a acompañarlo a remar a lo largo de la playa. Por si todo lo anterior os pareciera poco, bien entrado el invierno, lo podeís ver esquiando, su otra gran pasión, y lanzándose a tumba abierta por las pistas más verticales.

Arteche Reentry

Surfista de siempre, surf de hoy

Hay quien atribuye a Javier y su hermano Iñaki el honor de haber sido los primeros surfistas de España, aunque es un tema que siempre se presta a debate, es una cuestión a la que no le da demasiada importancia. De lo que no cabe la menor duda es que Javier es un pionero de nuestro surf, de hecho fue el primer campeón de España. En los años sesenta la información que llegaba respecto al surf era no ya limitada, sino prácticamente nula y las anécdotas sobre sus inicios son innumerables. Sus fuentes no eran las revistas especializadas, que no llegaban a nuestro país, ni los vídeos, que simplemente no existían. Para realizar su primera tabla, su hermano Iñaki, al no disponer de un referente real, tuvo la genial idea de proyectar la fotografía de una tabla, procedente de la revista Life, en la pared para obtener la silueta y poder así realizar una plantilla. Para desplazarse a otros lugares a surfear debían hacerlo en tren y portaban unas tablas cuyo peso y medidas se asemejaban más a las de una piragua que a lo que hoy entendemos como una tabla de surf, obviamente el resto de pasajeros se estarían preguntando que pretendían hacer aquellos jóvenes chiflados con aquellas extrañas embarcaciones.

Arteche Esqui

Ya sea en estado líquido o sólido, salada o dulce, deslizarse sobre el agua es su gran pasión

Para terminar os contaré que, hace bien poco en Hossegor, un fotógrafo profesional sorprendido por la edad y la maestría de Javier le pidió permiso para hacerle unas fotos surfeando y, a decir verdad, no es algo que me sorprenda. Creo sinceramente que Javier es, y debería serlo para todos aquellos que amamos el surf, un ejemplo a seguir.

Arteche Bottom

Clase y elegancia en cualquier circunstancia

Entrevistamos a Javier Arteche

¿Qué ha significado el surf en tu vida? Pasada la fiebre de la juventud en la que el surf era como una  pasión que me desbordaba y sobre lo que giraba todo, creo el gran éxito de mi longevidad en el surf es que a lo largo de mi vida he logrado  conciliar y llegar a un equilibrio entre familia, trabajo y aficiones, sin renunciar a ninguna de ellas.

Me sigue apasionando el surf, disfruto como loco esquiando, corriendo o andando en bici, pero no creo que sin el apoyo de mi familia hubiese continuado con ninguna de estas grandes aficiones. Siempre me han animado a seguir y se sienten orgullosos de que lo haga.

En el punto en que me encuentro el surf es una pasión compartida, sobre todo con el esquí. Tanto el surf como el esquí me apasionan y ahora que disfruto de la jubilación, mi temporada anual se reparte entre cuatro meses de esquí y ocho o nueve meses de surf.

Arteche Competi

En plena competición. En primer plano Javier Arteche, al fondo Iñigo Letamendia

¿Hasta cuándo esperas seguir surfeando? No lo sé, el cuerpo dictará y me indicará cuando dejarlo. De momento, a mis sesenta y ocho años, me siento bien y todavía sigo disfrutando del surf como si fuera un adolescente. Físicamente me he cuidado mucho y las lesiones me han respetado, por lo que me considero un privilegiado al  poder seguir haciendo surf  con un quiver de tablas que van desde  6’2” a 6’ 8”. Si por mi fuera, me apuntaría al sueño de Felipe Pomar, de setenta y cuatro años, peruano y campeón del mundo de surf en 1965, de seguir surfeando hasta los cien años.

Es evidente que ya no tengo la frescura y la explosividad de los veinte años y el cuerpo me lo recuerda de forma permanente y cruel. Con el paso de los años los reflejos y las articulaciones no responden igual, todo empieza a “crujir”, los baños se hacen mas cortos y cosas tan simples como ponerse y quitarse un neopreno o ponerse en pie de un salto empiezan a costar cada vez más.

El surf es un deporte muy exigente, mas exigente que cualquiera de los otros deportes que practico y una de las cosas que más me cuesta, es romper cada año la inercia del invierno. Después de la temporada de ski y de estar tres o cuatro meses sin entrar al agua, la primera docena de baños de la temporada son una auténtica prueba del algodón de mi nivel de motivación para continuar otro año más.

Como contrapartida, me encanta cuando me encuentro con gente joven en el agua que me pregunta mi edad y que me dicen que les gustaría seguir surfeando cuando la cumplan, o simplemente que mi presencia y actitud en el agua les inspira y les anima a continuar... ¡me encanta y me lo  creo!

Arteche Grupo

De izquierda a derecha: Iñaki Arteche, Javier Arteche, Rafa Fiochi, J.A. Aguirrezabala, Santi Eguiraun y Andoni Eizmendi

¿Cuál es tu maniobra favorita, esa que bordas? Mi maniobra preferida es el reentry con un componente de rebound. Me encanta ese momento en que la tabla golpea y atraviesa la cresta de la ola a punto de reventar, para retornar y caer violenta o ingrávidamente en un torbellino de espuma... ¡todavía me sale bastante bien!

Ahora bien, tengo que reconocer mi envidia sana por los tube riders, porque hacer un tubo me parece la quintaesencia del surf. Una maniobra superior a cualquier otra y que yo nunca he dominado al no poseer ese don, ese instinto que se necesita para introducirse con suavidad en el seno de la ola y salir victorioso ¡No me doy por vencido, lo seguiré intentando!

Arteche Escape

Su maestría, clase y estilo depurado y elegante vienen de lejos

Una sesión o viaje que recuerdes con especial cariño. Dos baños me vienen a la memoria de manera espontánea, el primero en el año 1972 después de los campeonatos de Europa de surf celebrados en Lahinch, Irlanda. Este campeonato no se pudo terminar por falta de olas y justo el día después de cerrarse el campeonato y cuando nos teníamos que volver a casa, el mar subió hasta unos 10’ y unos locales nos llevaron a Spanish Point, en el condado de Clare, llamado así porque en aquella zona zozobró en 1588 parte de la Armada Invencible de Felipe II y donde perecieron muchos marinos, bien ahogados, bien ahorcados o masacrados por los ingleses que invadían la isla. Pocos fueron los que tuvieron la fortuna de llegar a la costa y  ser protegidos por los irlandeses. Bien, pues en aquel lugar, a la derecha de una gran playa, en una pequeña rada protegida del viento, rompía un gran pico de derecha e izquierda sobre un fondo semirocoso cubierto de algas. El fondo me pareció siniestro y muy poco profundo, pero las olas eran increíbles y la sesión de las que no se pueden olvidar. Allí estábamos Iñigo Letamendia, Yon Susaeta, Estanis Escauriaza... disfrutando como locos y compartiendo pico con unos pocos y amistosos locales... ¡cómo olvidarlo!

El segundo baño, más cerca, unos años más tarde en Guethary, Francia. Suave viento sur, grande, glassy, perfecto… y sin colegas. Tras un largo tiempo de intenso conflicto interno debatiéndome entre mis miedos y mis inseguridades, al final me atreví a entrar y tras coger cuatro olas inmensas con una tabla Opa de 7’ fabricada por mi, con la adrenalina por las nubes, me salí... ¡había cumplido!

Arteche Tabla

Javier Arteche, historia viva de nuestro surf, un caballero dentro y fuera del agua y todo un ejemplo a seguir

Tu surfista preferido. Cincuenta y cuatro años de surf ininterrumpido dan para muchos surfistas preferidos. A finales de los sesenta e inicio de la década de los setenta, mi surfista preferido era Jock Sutherland, un californiano afincado en Hawai. Creo que nunca ganó ningún campeonato mundial, pero era considerado por todos como el mejor surfista del momento, era ambidiestro y un verdadero virtuoso en Pipeline. Luego se alistó en el ejercito y su estrella se apagó. Gerry López, Reno Abellira, Owl Chapman, Barry Hamilton... y en época más reciente Tom Curren, Kelly Slater, Rob Machado... Actualmente con los que más disfruto son Dane Reynolds y John John Florence. Siempre me han gustado mucho los surfistas finos, con mucho estilo, que saben combinar elegancia y radicalidad.

Peli-Arteche

Share

Ver todos los comentarios (4)

Xabi rider


08/11/2017 23:23:57

Javi riderrr!!!! Eres sin duda un ejemplo a seguir. Felicidades por tu aptitud y motivacion. Esta claro que voy a decirte la tipica frase de: yo de mayor quiero ser como tu !!! Jajajaja. No cambies y ATOPE!!!

Aitor Francesena


08/11/2017 20:37:43

Aupa Javier. Te mereces mucho más que este pequeño homenaje. Milla ezker, muchas gracias y A TOPE!!

Paulo Diaz


08/11/2017 12:26:15

Aupa Javier, un placer compartir baños contigo. Segi horrela.

Javier Arteche


08/11/2017 09:46:04

Gallo, me abrumas!!! No sé si merezco tanto elogio!! Que todo un campeon mundial y referente del surf adaptado me tenga en tanto aprecio, me llena de orgullo. Muchísimas gracias Gallo! Nos vemos en el agua! A TOPE!!

Añadir un comentario

 (con http://)