Volveré

Publicado el : 03/12/2017 16:36:29
Categorías : Gallo Rss feed

Volveré

Estos últimos días han sido de una intensa y frenética actividad surfera... y eso que no he entrado al agua ni una sola vez. Desde la engañosa comodidad del sofá me he dedicado a seguir las evoluciones de Goñi Zubizarreta y Aritz Aranburu en Hawai o la actuación de Alvaro Bayona y de Gallo y Koala en California... un trabajo duro y estresante como pocos. En semejantes momentos de tensión y nervios contenidos, tareas aparentemente sencillas y cotidianas como acudir al baño o al frigorífico a por algo para picar se tornan trabajos hercúleos. Pero ha merecido la pena el esfuerzo aunque el resultado en su conjunto no ha sido el deseado.

No es necesario haber surfeado Sunset para darse cuenta que es una ola particularmente complicada, por lo que la manga de Goñi me dejó una sensación agridulce, simplemente porque sólo con una pequeña dósis más de suerte sé que podría haber llegado mucho más lejos, surf le sobra. Por otra parte, Aritz dio muestras de su maestría en cada una de las mangas que disputó, que le permitireron llegar a cuarta ronda con ese fantástico giro de layback, que sabe ejecutar como nadie, con el que obtuvo un merecido 9,10 en la última ola de su manga de tercera ronda.

Gallo Bottom

Gallo aplicando su saber hacer e impecable técnica en las difíciles olas la La Jolla. Foto ISA, Chris Grant

Con Gallo no os voy mentir, lo cierto es que no me lo esperaba. Bueno, matizando mis propias palabras os diré que si bien daba su victoria por segura salvo cataclismo o desastre natural, no contaba con la mala fortuna que lo acompañó en la final y que me tuvo al borde de un ataque de ansiedad. Y mucho menos tras sus dos primeras mangas, en las que hizo gala de un surf manifiestamente superior al de todos sus rivales. Para cualquiera un tercer puesto en un Campeonato del Mundo es un resultado de lo más honroso, incluso un éxito... para Gallo no, para bien o para mal él es así. Su victoria el pasado año nos puede parecer un despreocupado y sencillo paseo a lo más alto del podio, pero esto sería un error colosal, esa casi insultante superioridad que suele mostrar en cada manga no es otra cosa que el fruto del sacrificio personal y un durísimo trabajo diario, todo ello sin olvidar, Gallo no me lo permitiría, la inestimable labor de Ibon Illarramendi.

Gallo Back

Clase y estilo por los cuatro costados. Foto: ISA, Sean Evans

Aunque soy consciente de que me estoy engañando me gustaba pensar que la amenaza de no permitirle volver a Zarautz si no venía con el título mundial bajo el brazo habría influido de alguna manera en su brillante actuación. En cualquier caso, sé que este resultado no será más que un pequeño lapsus en lo que sin duda culminará como una carrera de leyenda y al mismo tiempo un acicate que lo impulsará a trabajar aún más duro, si es que esto es posible, para lograr el bicampeonato. Y es que antes de partir para el otro lado del charco también le comenté de pasada que hasta que no lograra su quinto título a mi no se me pusiera gallito... valga la redundancia.

Gallo Koala

Gallo bajo la siempre atenta mirada de Ibon Illarramendi "Koala". Foto: ISA, Sean Evans

Un abrazo muy fuerte y mucho ánimo Gallo. Somos multitud los que no dudamos de que a la próxima oportunidad nos traerás el ansiado trofeo de bicampeón del mundo. Imagino que la expresión que pronunció Arnold Schwarzenegger en Terminator o muchos años antes el General Douglas MacArthur de "volveré" es la que más resuena en tu cabeza en estos momentos. Ambos lo hicieron, tu no vas a ser menos...

Alex Sánchez

Logo

Share

Añadir un comentario

 (con http://)