Archivos del blog

Ningúna entrada

Aritz Aranburu

Publicado el : 21/12/2017 18:30:36
Categorías : Entrevistas Rss feed

Aritz Aranburu

Hoy he amanecido con cierto aire sensible y nostálgico o, si lo preferís, tontorrón y navideño. Así que he pensado que en estas fechas tan entrañables, que diría aquel, sería una buena idea dedicar la última entrevista del año a una persona muy especial para mi. Aquella con la que he mantenido una relación más estrecha a nivel profesional y personal en mi vida como surfista y entrenador. Hoy nadie discute que su extraordinario palmarés representa un hito sin precedentes para la historia de nuestro surf. No fue fácil, ni mucho menos, pero pese a todo el trabajo, el sacrificio y los sinsabores, que los hubo y no pocos, nunca me arrepentí de un solo instante en nuestra andadura juntos.

De una gran camada de cachorros surferos, sin ser en principio el más talentoso, era sin lugar a dudas el más disciplinado y trabajador, el más ambicioso y el que tenía las ideas más claras y los objetivos mejor definidos: quería ser a toda costa uno de los mejores surfistas profesionales. Podria decir que Aritz fue el que mejor entendió y asumió la filosofía de "querer es poder" que más tarde quise plasmar en el libro del mismo título, inspirado en su mayor parte en mi experiencia trabajando con él.

Aritz Snap

Siempre es un espectáculo contemplar el surf agresivo y radical de Aritz

Han pasado ya muchos años desde que comenzamos la disparatada aventura de llegar a lo más alto del surf mundial y, hasta hoy, no he conocido a nadie con la determinación de Aritz. La naturaleza y la genética lo dotaron de una condición física portentosa. Sus amigos más allegados solían llamarle pottoka (pony en euskera) por su estatura y sus piernas cortas, fuertes y musculosas, resultado, en gran medida, de las largas caminatas por el monte que realizábamos para trabajar el factor psicológico. Por fortuna, la fama y el habitual torrente de halagos que acompaña a cualquier deportista de élite no hicieron mella en la personalidad agradable, educada, tímida y humilde de Aritz. Un chaval con los pies en el suelo, extremadamente sensato y una cabeza, grande y dura como el granito, muy bien amueblada y llena de proyectos que siempre ha sabido llevar a su consecución.

Aritz Gallo

Con su buen amigo y entrenador Aitor Francesena "Gallo"

Nadie pone en duda su maestría realizando tubos largos y profundos en condiciones dificilísimas, incluso brutales, o la excelencia técnica y potencia de sus giros. Pero sobre esto yo no le he enseñado nada. Su surf es básicamente el resultado de un trabajo constante y agotador a base de baños durísimos aplicando el viejo sistema de ensayo-error hasta lograr la maniobra perfecta o rompiéndose la cara contra el fondo, especialmente en las potentes olas de Las Landas francesas. El mérito es solo suyo.

Aritz Backdoor

Jugándose el tipo en la poderosa ola de Backdoor

En los innumerables viajes que hemos realizado, desde un simple paseo por el monte hasta en nuestras aventuras por Australia, Sudáfrica, California, Hawai...  nunca he dejado de flipar con su capacidad de adaptación en cualquier lugar o situación sin quejas ni reproches. Es observador, atento y aprende rápido, en su compañía siempre me he sentido seguro. Tan espabilado y despierto es que, cuando era un crío e íbamos a entrenar con otros chavales nunca llevaba almuerzo. Sabía donde estaban las llaves del coche y salía del agua el primero con el tiempo suficiente para comerse la mitad del bocata de los demás. Y es que como estratega no tiene rival, recuerdo una manga en Sunset Beach, en Hawai, contra el fornido Johnny Boy Gomes en la que, a base de buscar la prioridad metiéndose al pico, logró atosigarlo de tal manera que el hawaiano, en su desesperación, terminó cometiendo una interferencia y quedó eliminado de la prueba. Cuando salió del agua pasó corriendo a mi lado saludándome con un escueto "me voy a casa". Pero toda victoria tiene su precio y Aritz no volvió a pisar la playa en los dos días posteriores, una precaución bastante razonable teniendo en cuenta el carácter irascible del musculoso Gomes.

Aritz Backside

En olas pequeñas se desenvuelve estupendamente. Técnica y estilo para dar y regalar

Es cosa sabida que a Aritz no le gusta perder ni a las canicas. Es este un aspecto de su personalidad extremadamente competitiva, del que fueron testigos sus amigos Igor Muniain y Mario Azurza, los cuales, un buen día en Australia jugando al minigolf, comtemplaron con una mezcla de asombro e indignación como realizaba unas mangas (alargar ilegalmente el contacto del palo con la pelota para dirigir su movimiento) que serían objeto de sanción hasta para un agente de la policía municipal. Tampoco se quedaba manco en el arte de la cocina, del cual siempre se ha declarado un virtuoso, pese a que algunos aún conservamos en la memoria cómo para preparar una mierda de sushi utilizando todos los utensilios imaginables era capaz de dejar una cocina entera hecha un verdadero asco.

Aritz Almudena

Feliz con su pareja, la bellísima Almudena Fernández... no es para menos

En esta ocasión, mis queridos y fieles lectores, quiero haceros una confidencia. En no pocas ocasiones me han preguntado acerca de la clave del éxito de Aritz y habitualmente respondía que el esfuerzo y la constancia. Pero, sin dejar de ser esto cierto, había algo más, un elemento que hasta el día de hoy hemos mantenido en el más absoluto secreto: el chorizo pamplona. Un alimento singular y muy poco valorado que, pese a lo digan algunos nutricionistas resabiados sobre los embutidos, es una fuente de energía sin igual, por no hablar del placer para los sentidos que supone la ingesta de un buen bocadillo de este noble producto antes de cada entrenamiento.

Aritz J-Bay

Imprimiendo potencia y velocidad en Jeffreys Bay

De lo que no cabe la menor duda es que Aritz ha marcado un antes y un después para el surf nacional, ha sido el primero y único que ha ganado una prueba del circuito profesional en casa, el que más nos ha hecho vibrar, más alegrías nos ha dado y más gente ha movilizado llenando autobuses para seguirlo a un campeonato en Francia o reuniendo a una multitud para verlo a través de una pantalla gigante en Tahití... ¡¡¡Un millón gracias por todo lo que he aprendido enseñandote Aritz!!!

Shelter

Shelter

Entrevistamos a Aritz Aranburu

¿Qué ha significado el surf en tu vida? El surf es mi vida, ya que sin él estaría muerto. Es una filosofía de vida que escogí desde que era muy pequeño y no me imagino viviendo de otra manera. Solo de pensar que surfeamos las olas que nos ofrece el mar cada día se me erizan los pelos. No hay nada más guapo.

Aritz Francia

El tubo, su especialidad

¿Hasta cuándo esperas seguir surfeando? Voy a surfear siempre. Una de mis motivaciones más grandes es estar en forma para no tener que dejar de surfear nunca. Nuestros cuerpos se desgastan surfeando todos los días. Hay que ser consciente de ello y trabajar con fundamento, para luego disfrutar durante más años en el agua.

Aritz Tablas

Si  las tablas fueran tan duras como su cabeza le bastaría con una

¿Cuál es tu maniobra favorita, esa que bordas? Mi maniobra favorita es el tubo. Puedo dar la vuelta al mundo en busca de tubos. De hecho, cuando no estoy compitiendo, me dedico a eso. Puede parecer una tontería, pero ya sólo con la sensación de estar dentro de un buen tubo... todo lo demás pasa a un segundo plano. Por otra parte está la experiencia de vivir el viaje hasta llegar al premio, para mi siempre ha sido la mejor escuela que he tenido.

Aritz Tahiti

En la brutal ola de Teahupoo, donde nos hizo vibrar de emoción

Una sesión de surf o un viaje que recuerdes con especial cariño. Recuerdo con mucho cariño un viaje que hice con mi amigo Kepa Acero a surfear olas perfectas sin nadie en el agua. Acampamos en una playa durante cinco días, sin cobertura, haciendo hogueras, tubo tras tubo, mano a mano.

Aritz Kelly

Aritz y Kelly... quién te lo iba a decir

Tu surfista preferido. Mi surfista favorito es Kelly Slater. Me parece el mejor deportista de todos los tiempos. Ha sido líder indiscutible durante más de veinte años en un deporte tan exigente como el surf. También siento mucho respeto por Tom Curren y Tom Carroll. Tienen más de cincuenta años y cuando hablan de surf se emocionan como niños de ocho años que están flipando con sus primeras olas.

Peli-Aritz

Share

Añadir un comentario

 (con http://)